UN PLAN ESTRATÉGICO PARA RECOMPONER SOCIOECONÓMICA Y ESPACIALMENTE VALENCIA.
13 Abril, 2017
0

UN PLAN ESTRATÉGICO PARA RECOMPONER SOCIOECONÓMICA Y ESPACIALMENTE VALENCIA.

 

Javier Domínguez Rodrigo.

Arquitecto.

 

Durante los últimos treinta y cinco años la planificación estratégica contribuye decisivamente a una profunda renovación urbanística de numerosas ciudades del mundo: Chicago, Rotterdam, Lille, Lyon, Lisboa, Bilbao,…

 

San Francisco (1981) es la primera en asumirla para hacer frente a una fuerte recesión y su éxito llega rápidamente a Europa, en poblaciones como Liverpool o Glasgow sometidas a graves procesos de crisis.

 

Munich demuestra que la estrategia supone una claro compromiso con el futuro de la región, siendo una herramienta esencial para gestionar el impacto de un gran acontecimiento como la celebración de los Juegos Olímpicos de 1972.

 

Sevilla con la Exposición Universal y Barcelona con los Juegos de 1992 son la mejor carta de presentación internacional de la España democrática propiciando una mejora sin precedentes tanto de la imagen como de la realidad edilicia de ambas ciudades, que se regeneran dotándose de importantes infraestructuras y equipamientos.

 

Su modélica planificación posiciona a la capital catalana, junto a Milán, como auténtico paradigma del relanzamiento de la identidad y marca de un territorio, sirviendo para dar visibilidad a actores emergentes capaces de estimular cambios transformadores.

 

Hoy se dispone de un extenso bagaje de referencias acumuladas con el que destacados autores -François Ascher, Fernández Güell,…-, tras elaborar un riguroso corpus doctrinal, explican tanto su rápida difusión como su aportación a la superación de las carencias del planeamiento tradicional: fragmentación, descoordinación, opacidad, falta de participación,…

 

Sorprendentemente Valencia, que en 1995 aprueba su primer PEV, se descuelga de la singladura estratégica precisamente en el momento en que se propone liderar megaeventos deportivos, como la Copa América (2007 y 2010) o el Gran Premio de Europa de Fórmula I en las ediciones de 2008 a 2012.

 

Tan errática decisión, unida a la ausencia de una ordenación supramunicipal que imponga coherencia espacial y económica a las políticas medioambientales, de movilidad, servicios y equipamientos, evidencia las enormes carencias del urbanismo desarrollista valenciano de las últimas décadas.

 

Porque la ciudad real va mucho más allá de los cicateros límites político-administrativos y en una economía globalizada ya no compiten empresas, sino territorios. Así lo entiende la Unión Europea que aprueba (1999) en Potsdam La Estrategia Territorial Europea -ETE-, una apuesta por la cohesión equilibrada entre sus heterogéneas regiones, mediante un desarrollo policéntrico y sostenible.

 

Valencia debe aprender de sus errores (ni siquiera es capaz de dar una solución a la fachada al mar) y ver las oportunidades que tiene ante sí, más allá de las ineficiencias e incertidumbres actuales. De la crisis no se sale con discursos victimistas esperando las ayudas del Gobierno. La adversidad se supera con ideas, trabajo y proyectos colectivos capaces de generar iniciativas innovadoras (en I+D, logística, industria, tecnología,…) que creen sinergias empresariales.

 

La programación estratégica e integral es la única que garantiza el necesario nexo entre la planificación económica, social y espacial, impulsando nuevas estructuras organizativas más racionales y competitivas.

 

Es imprescindible una visión global y metropolitana, que no puede continuar paralizada por la resistencia de los clanes locales a ver recortadas sus competencias. Valencia debe acometer, como Barcelona hace veinticinco años, una profunda reestructuración administrativa (creación de entidades y organismos supramunicipales,…).

 

La revisión simplificada del Plan General, abordada por el equipo de Ribó y el Plan de Acción Metropolitano de Valencia -PATEVAL- en licitación por la Consellería, no son los instrumentos ni suficientes, ni idóneos, dado su acusado enfoque jerárquico, normativo y carente de proyección financiera para enfrentarse a las dificultades y retos que fustigan a la sociedad valenciana.

 

La gestión eficiente del territorio no puede disociarse del esfuerzo permanente por garantizar el progreso y bienestar de sus habitantes en un marco adecuado de sostenibilidad económica y cohesión social.

 

Valencia debe liderar el proceso de vertebración metropolitana promoviendo fórmulas de dirección compartida de las infraestructuras de movilidad y de servicios (abastecimientos, basuras, seguridad,…), estimulando el uso eficaz de los recursos y la evaluación continua de los resultados.

 

La experiencia prueba que la clave del éxito radica en lograr el apoyo de la ciudadanía tejiendo sólidas redes de coordinación (good gobernanze), en poner en valor los mejores recursos endógenos (clima, paisaje litoral, clusters tecnológicos,...) mediante city-marketing, en generar ecosistemas emprendedores, en construir estructuras productivas  más competitivas –business plan-,…

 

Frente a la concepción sesgada del neoliberalismo, que reduce la civitas a mera mercancía olvidando los valores de la equidad y la solidaridad, es necesario potenciar la cooperación público-privada consolidando la cultura colaborativa.

 

Para superar los efectos devastadores de la crisis: fractura social, exclusión, desánimo, migración juvenil, descomposición y quiebra del tejido productivo,… hay que armar un proyecto colectivo ilusionante para la mayoría.

De ahí la conveniencia de priorizar la elaboración de un nuevo Plan Estratégico Metropolitano con el horizonte puesto en 2030 como la mejor herramienta para facilitar tanto la racionalización y simplificación organizativa como el dialogo institucional, fortaleciendo la capacidad de recuperación estructural, socioeconómica, funcional, identitaria y espacial del territorio.

http://www.lasprovincias.es/comunitat/opinion/201704/13/plan-estrategico-para-recomponer-20170413004654-v.html

 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para garantizar que tenga la mejor experiencia en nuestro sitio web. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso.
Más sobre nuestros cookies